?

Log in

Hoy ha sido un día agotador y a la vez victorioso.
Inventé al principio de este curso que realizáramos el Domingo Familiar después de dos años sin hacerlo. Se trata de una verbena, con venta de comida, juegos, actos culturales, bingo etc, para recaudar fondos para el mantenimiento de nuestras instalaciones.
Solía ser de los acontecimientos más importantes de nuestra institución, pero dejamos de hacerlo por la situación económica: normalmente cada familia debía aportar los platos de comida que iban a venderse, debido a la situación económica del país veíamos muy difícil que pudieran colaborar de esa forma otra vez.
Pero yo sentía la urgencia de recuperar ese espacio porque para la gente de nuestro barrio, sobre todo las mujeres, las oportunidades de esparcimiento son escasas y el Domingo Familiar siempre ha sido una especie de tregua en la tragedia cotidiana. Así que propuse hacer negocio con la gente que se dedica a vender comida y decirles que pusieran su stand a cambio de un porcentaje mínimo. No obtendríamos mucho dinero pero tampoco tendríamos pérdidas.
Las cosas se fueron dando poco a poco, reaparecieron para ayudar antiguos exalumnos que eran parte de un grupo de teatro (y me recordaron por qué ya no quiero volver a hacer teatro con ellos) y todos los maestros mostraron un nivel de compromiso que fue hermoso.
Vino tanta gente que no se podía caminar. No llovió (Dios hizo bien su parte), y tuvimos más actividades que otros años.
Nos hemos jodido todos trabajando como locos. Con alguno que otro grito histérico y momento de tensión, pero, en general, la actividad que parecía imposible y una mala idea se ha logrado. Así que lo que les dije a los representantes en la primera asamblea parece haber sido bien recibido: "No nos podemos rendir ante la adversidad, tenemos que devolverle a nuestros niños algo de normalidad, ellos notan como todo se desquicia a su alrededor y no lo saben asumir. Vamos a recuperar espacios y mostrarles que la vida es posible vivirla humanamente" O algo así...
Pues lo hicimos.

Pero... la casa del terror espantó mucho a algunos niños y me da cosita recordarlos llorando y temblando. La próxima vez le diré a los profesores que se encarguen, los exalumnos son unos bestias: me llamaron necia por insistir en la seguridad y por estar deteniéndolos cada vez que inventaban cambiar lo que no hacia falta: casi me hechan a perder una lampara de luz negra. Ellos no veían la totalidad del asunto, la larga fila de gente impaciente por entrar, el peligro de que alguien se cayera si lo hacian salir corriendo al final, etc. Yo tenía una idea más sofisticada de cómo provocar miedo ellos iban a lo bruto: empujones, gritos, bullying...

Al final los dejé a su aire y me largué a comer pizza.

Así que dentro de mí siento satisfacción porque se logró lo que quería y a la vez frustación porque me he jodido como nunca por esos imbesiles y van y me llaman necia. Y luego una profe va y me grita que la dejaron sin comer cuando yo no era la encargada de apartar la comida de los maestros.

Me encargué de cosas que otros años se han distribuidos entre tres personas. Soporté un mes de angustia y pasmo por mi miedo a las responsabilidades. Tuve que hablar con gente desconocida, escribir cartas, entrevistarme con franquisias de comida, que luego nos embarcaron a última hora, acostarme agotada toda la semana pasada y hasta me pregunté porqué demonios inventé hacer esta actividad si nadie tenía esperanzas de volver a hacerla.

Pero así soy yo. Cuando sé que algo debe hacerse me siento obligada a hacerlo, digamos que me lo tomo como que Dios está esperando que lo haga. Por otro lado, suelo escuchar a la gente y escuché a muchos decir: "Ya no hacen esto o aquello en el colegio" "qué bonito era aquello... " "Se acuerda de cuando..."

Y sí que me acuerdo. Me acuerdo que dos de los exalumnos, que participaron en la primera casa del terror hace seis años, murieron hace poco. Uno se suicidó hace unos años por idiota, porque el que te deje una novia estúpida e inmadura no es razón para lanzarte por una ventana y dejar a toda tu familia y amigos heridos. Y al otro lo mataron y lo echaron a la basura. No importa qué hizo para buscarse esos enemigos, cargaba con una historia de abandono y frustración que ponerse a juzgarlo es una necedad.

Así que, esto ha sido un: "Vamos a dejar lo triste atrás, me niego que la desgracia tenga la última palabra. El año pasado sufrimos mucho con tantas muertes, miseria y desastre nacional, es tiempo de levantar la cabeza".

Tengo comprobado que cada cosa que quiera hacer va a llevar una cuota de problemas, de diversa intensidad, que tendré que enfrentar. Pero las cosas hay que hacerlas. Este día familiar fue para recordar que podemos vivir con paz y alegría y la verdad es que en cada paso que dimos para llevarlo a cabo quedó de manifiesto que eso sólo se logra con paciencia, tolerancia, sacrificio y fe. Fe en Dios que no deja de secundar nuestros pasos y fe en nuestra propia capacidad de traer a la realidad lo que era una simple idea. Por algo somos seres humanos, su imagen y semejanza. Además, si nunca me ha fallado el Gran Jefe, y siempre me he salido con la mía, ¿por qué paralizarme tanto ante cualquier reto?

Así que dejaré la sensación de frustración por lo que no salió como quería y me quedaré con que logramos hacerlo y salió mejor de lo que esperabamos.

En el fondo quiero una medalla por haber rescatado esta actividad. Pero, si me pongo a analizar el asunto, resulta que hasta el más antipático y desmotivado de mis compañeros de trabajo hoy colaboró lleno de alegría. Así que la medalla se la tengo que dar a ellos por poner lo mejor de cada uno al servicio de todos.

Y, bueno, sí, debo dejar de lado lo autosuficientes que son ahora y agradecer a los exalumnos que se han pasado el día disfrazados, encerrados en un cuarto oscuro y gritando como locos, aunque me llamaran necia... ¡Necia su mad...!

Tags:

El rechinar de los dientes...

¿Qué tan infeliz se puede ser como para que tu subconcientes rechine los dientes por la noche?

Tengo Bruxismo... ¡yo, la de la dentadura perfecta, tengo Bruxismo! Ni sabía que eso exitía hasta esta mañana.

Estoy furiosa, hasta he llorado...

Tengo miedo de quedarme sin dientes... ya resquebrajé uno y tres tienen fisuras. Algo imperceptible para mí pero no para la dentista. Dice que es por estrés. Y yo que pensé que estaba llevando bien mi angustia vital. En realidad solo le estoy dando una mano de  pintura, por debajo estoy quebrada.

La semana pasada tuve que despedirme de una amiga que murió por un derrame cerebral. Fue repentino y doloroso... Tenía muchas enfermedades, no encontraba las medicinas, el dinero le estaba faltando, el estrés de hacer colas y no conseguir comida, de no encontrar pañales para su bisnieto porque la bruta de su nieta se embarazó y le llegó a la casa para que la mantuviera. Terminó en un hospital donde para hacerle un examen de sangre la familia debia pagar un laboratorio privado. La causa de la muerte fue la pobreza.

Al menos me pude despedir. Se quedó ciega pero me reconoció, apretó mi mano, me habló. Cuando tuve una depresión hace años ella me inspiró a levantarme. Era una mujer de ánimo inagotable. Le mataron un hijo por robarle su moto hace tres años, se levantó y siguió adelante. Su otro hijo murió de cancer el año pasado, volvió a sonreír luego de unas semanas. La nieta se le fue de la casa y regresó embarazada, hizo un chiste y continuó...  Pero el drama estaba por dentro y explotó hace poco y terminó todo.

Mientras estábamos en su novenario me llamó la señora Z. Nadie sabe lo que duelen las llamadas de la señora Z. Una mujer que siempre se ríe y que, por eso mismo, impresiona cuando se la escucha desesperada. Su nieto murió hace unos meses de leucemía, no aguantó un cambio de tratamiento que le hicieron. La semana pasada el papá de ese muchacho fue asesinado por unos delincuentes. Era policia, estaba de vacaciones, quiso evitar un asalto, eran tres contra uno...

En junio o julio, antes de salir de vacaciones, mataron a uno de mis chicos, al inolvidable K. Lo conocí cuando tenía 9 años. Estuvo en mi grupo de teatro. Tenía una familia caótica, terminó malandro a sus 19. Justo cuando empezaba a trabajar y parecía haber dejado la banda, le cobraron todo lo que debía: Lo acribillaron, lo arrastraron a la basura y ahí lo dejaron. No era basura. Era una posibilidad que fue negada. Era un padre ausente y una madre que trabaja todo día y que por tanto nunca estaba en casa. Era muchas frustraciones en un cuerpo delgado en extremo, mucha rabia contenida buscando destruir. Poco a poco se volvió alguen que daba miedo, pero justamente el último día que lo vi parecía haber recuperado su humanidad.

¿Cuántos de mis chicos están muertos ya?

L era un buen chico. Supadre era drogadicto pero él se negaba a seguirle los pasos. Lo mataron cuando acompañó a un amigo a cobrar el dinero de una moto que vendió. Era una trampa para los dos. Quemaron su cuerpo. Lo reconocieron por una marca en la planta del pie.

Su hermano, R, se hizo malandro después de eso y lo lincharon. Sobrevivió de milagro.

Al querido AP no lo he vuelto  ver. Tuvo que salir corriendo del barrio porque su madre era tal plaga que los vecinos quisieron lincharla y les quemaron la casa. Ella nunca lo trató bien. No sé qué fue de él. Era un excelente muchacho: noble, dulce, frágil... su madre es veneno. Destruyó a sus otros hijos, temo por él.

El primer niño que vi morir fue AR, tenía un tumor en el cerebro que se activó en su adolescencia. Todavía hoy su madre no puede ver sin llorar un dibujo que él hizo y que tengo en mi oficina como recuerdo. Era un chico genial, lleno de talento. Nunca he visto a nadie con tanta confianza en sí mismo y tan feliz de la vida a los 13 años. Dibujaba, hacía teatro, no había cosa que yo propusiera que él no conquistara con facilidad. Preguntó por mí varias veces mientras estuvo en el hospital. Cuando al fin me enteré y fui a verle ya no podía hablar y hasta le costaba ver.

A mi hermano lo asaltaron hace unas semanas, lo pudieron matar por robarle el teléfono. A mi hermana hace meses un motorizado la detuvo en un semaforo, la hizo bajar el vidrio de la ventana de su auto y le arrebató el telefono también. A mi otra hermana la asaltaron el año pasado en el transporte público cuando iba de un pueblo a otro.

Ya sea en una ciudad o en otra, o en un pueblo andino, se corre el mismo peligro que en el barrio en el que trabajo. Y en este barrio hay cada historia horroroza que vivo en constante pánico de que la próxima llamada teléfonica sea otra mala noticia.

Entonces supongo que tengo suficientes razones para rechinar los dientes.

Pero voy a seguir aquí, haciendo lo mismo y acopañando a esta gente que esta sola. Viendo morir, viendo nacer, despidiendome y dando bienvenidas porque yo decidí intentar algo y aún puedo hacerlo.

Este livejournal tiene años recogiendo mis angustias. Me permite hacer terapia y eso ya es bastante. Siempre termino aquí, gritando.

Supongo que debo empezar alguna terapia antiestrés... Al parecer, escribir no es suficiente.

Empezar otra vez

Vuelvo a escribir en mi blog después de meses de abandono. Algo extraño me ocurría cada vez que abría blogger y examinaba las entradas que tenía en borrador, esperando una imagen o un último párrafo para ser publicadas, me sentía oprimida y cansada.

Todavía me siento así. Ese blog nació como un desahogo, luego lo convertí en un blog de reseñas de libros, anime y películas, para después destinarlo a ser mi base de operaciones como escritora. Representa todo lo que me gusta y una ventana para mi Asperger.

Pero desde hace meses siento que si abro la boca lo único que voy a hacer es gritar. Uso la escritura como escape de la horrible realidad que vivo en mi país. El drama de mi novela no se compara con el que vivo, de hecho es como una bebida diluida. Estoy cansada.

Muy cansada como para leer y reseñar, para dibujar una caricatura y subir las entrevistas que hice a gente que admiro... prefiero evadir, evadir y evadir mi falta de posibilidades.

Decidí no publicar una entrada llena de lamentaciones y dejar eso para este Livejournal. siempre ha sido mi muro de las lamentaciones. Espero lograr escribir algo coherente en el blog.

Tags:

Esta semana ha sido muy dura para mí. Primero el lunes tuve que llevar un familiar a la clínica y luego recorrer farmacias buscando un  medicamento. Lo encontré al fin por la tarde, cuando casi perdía las esperanzas.
Ese mismo día me entero de que la persona que más quiero en el mundo, mi hermano,  está mal. Eso ha sido muy duro.
Después jornadas intensas de ensayos para que saliera el acto de navidad, que yo inicié como tradición en el colegio desde hace años, pero al que andaba evadiendo. Escribí en noviembre el escueto guión, elegí casi todas las canciones y lo dejé en manos del profe de cultura y la bibliotecaria, que estaba loca por encargarse de los bailes.
Resultó que en un mes no avanzaron mucho y no se llevaban bien. Les tuve que tratar como a los niños, jugar a la psicología inversa y todo.
Como tuve la genial idea de escoger a última hora para ciertos papeles a las niñas más problemáticas del colegio, estuve de sobresalto en sobresalto. Con decirles que hoy iba una a pelearse con otra en la calle.
Ha sido demasiado...
Aunque mantuve a esas niñas en el acto, a pesar de que estuvieron dos veces esta semana en dirección, porque ellas nunca han mostrado ese tipo de iniciativa y estoy segura de que tienen un montón de complejos encima. Vestirlas de angelitas y hacerlas bailar el aguinaldo de Niño Lindo con una expresión alegre ha sido todo un logro.
Así que este estres me lo he buscado yo, porque para poner más picante quise presentar el acto varias veces, dos el viernes y una hoy domingo.
He recordado con todo esto la razón por la que creé un día un grupo de teatro en el cole y la razón por la que lo dejé. El desgaste emocional es muy intenso.
Ahora me he encerrado en mi torre con un humor de perros y amenacé con no salir hasta la próxima semana. Ojalá pudiera...

Mi Tiempo... Mi tesoro

Confieso que tiendo a ser muy avara con mi tiempo. Me disgusta que me lo hagan perder, aunque la verdad es que lo desperdicio mucho por mi cuenta.

 

Mi tiempo es mi bien más preciado y no me siento nada inclinada a compartirlo, esto me hace un tanto inhumana cuando ante la enfermedad de un familiar mi primer pensamiento son las horas que voy a perder en acompañándole.

 

Soy una persona compasiva pero  me desesperan los cambios de  planes, los cortes en mi rutina y tener que estar horas dedicada a sentarme haciendo nada en una clínica.

 

Me pregunto si tiene que ver con mi Asperger o si soy simplemente inmadura y egoísta. De cualquier forma acabo de perder o invertir todo un día en esperar que operen a Xxxxx y no he leído, dibujado o escrito nada porque no me dejaron de sacar conversación en todo el rato.

 

Tengo pocos días para preparar el nuevo curso y cierto proyecto de ilustración atrasado y una novela y un cuento a medias. Así que cuando dijeron que yo estaba libre por estar de vacaciones y debía entonces venir a la clínica, casi les lanzo una maldición gitana... se salvaron porque no he aprendido ninguna.

 

Suerte que al final me aventure a instalar la aplicación de livejournal en el telefono y salió este post.

Esta genial conversación con mi hermano me ha hecho sonreír hoy.
venezuela distopia

Lo dijo refiriéndose a que, sin importar lo que este pasando y cuan desesperados nos pueda hacer sentir nuestro acontecer nacional, no podemos dejar de luchar y buscar abrirnos camino en medio del fango, sin convertirnos en fango nosotros mismos.

Yo pienso igual. Por eso no he querido rendirme en mi trabajo en la escuela ni  parar el blog o mi novela por más desenfocada y harta que he llegado sentirme, no me voy a dejar quitar  lo que me humaniza por la parranda de gorilas que gobiernan este país y no dejan de atropellar nuestros  derechos.

Mi oído Asperger ha tenido un mal día

Hoy en la mañana tuve que soportar que mientras una persona exponía desde un micrófono otras cuchicheaban a mi alrededor... Ese tipo de sonidos me molestan mucho. Es como si fuera tambores resonando.

Luego, hace poco,  unos compañeros se estaban hablando a gritos en la puerta de mi oficina, aprovechaban que no había niños en clase en este piso. Terminé cerrando mi puerta y colocándome los audífonos, incluso sin activar la música me calma tener los audífonos puestos.

En la mañana me sorprendí a mí misma sujetándome el brazo con fuerza tratando de aguantar los ruidos... Recordé la facilidad que tengo para captar todo lo que se dice a mi alrededor, incluso si quien lo dice no sabe modular. Antes podía contestar a tres conversaciones que se estuvieran dando cerca de mí al mismo tiempo, luego vi que era mala educación.

Suelo dibujar o tomar notas mientras escucho ponencias porque de otra forma no soy capaz de seguirlas. Cuando no puedo hacer ninguna de estas cosas imagino lo que dice el expositor como si fueran palabras impresas en una hoja... Cuando lo que se dice no es tan importante como para tomar nota y no quiero o no puedo dibujar, escribo otra cosa. Hoy estuve preparando el esquema de un taller que tengo que dar mañana mientras escuchaba la charla, y puedo asegurar que sí estaba prestando atención.

Creo que esto no es de todos los Asperger. Estuve leyendo el libro "Marcelo en el mundo real" y el protagonista, un chico Asperger de 17 años, no puede hacer dos cosas al mismo tiempo.  Como el escritor es neurotípico  puede ser que se le escapara este aspecto. Tendría que preguntarle a un hombre Asperger para saber.

En fin, ya se han callado afuera y ya puedo empezar a preparar el taller...

Tags:

Esta absurda realidad venezolana...

Mi país sigue enfermo. No hay quimioterapia que le quite el cáncer chavista que padece.

Acabamos de sufrir una devaluación gracias al Sicad II... no me pregunten qué es, sólo sé que determina el precio el dolar y que nos hemos jodido porque ahora un dolar vale más bolívares...

Los precios se disparan, la escasez continua. No hay esperanza de que alguien que trabaje honestamente pueda comprar casa, carro, seguro médico y la cesta básica alimenticia.

Tendrá que tener varios trabajos, vivir arrimado con su mamá y usar transporte público. Y si estudió ingeniería, abogacía o cualquier otra carrera, estará conduciendo un taxi  o vendiendo perros calientes muy pronto.

Pero eso es nada, eso se supera. Todos los venezolanos son expertos en rebusque, en sobrevivivir en medio de las adversidades y hacer un chiste de estas. Lo que no se supera es la facilidad con que se puede uno morir de mala muerte en este país donde parece que nuestros principales productos son violencia, impunidad, inseguridad y represión

 Y digo "los venezolanos son" porque yo soy Asperger y me estreso un montón. Yo no soy sobreviviente. Seguramente no sabría salir adelante si no tuviera mi sistema de apoyo emocional, moral y espiritual, léase: familia, amigos y psicólogo.

Yo no soporto esta realidad, yo huyo de ella sin alejarme mucho. La única manera de sobrevivir en este mundo tan podrido es tener una dosis infinita de esperanza o vivir el día a día sin importar el mañana: "A cada día le basta su afán"

Yo  vivo al día, mañana no me importa. Si me muero no importa. Ya he experimentado de todo y he vivido como he querido. Soy útil, mi vida tiene sentido. ¿Qué más da si este país se cae a pedazos hasta el punto en que la vida se hace insostenible? No me voy a desgastar angustiándome antes de tiempo. Cuando lluevan los escombros veré cómo los esquivo. Seguiré trabajando por un país mejor, porque eso es lo que hago cada día, tratar se sembrar una nueva generación que no sea parte del problema sino de la solución.

Así que no voy a restarle vida a mi vida diaria por el hecho de que mientras escribo esto puede producirse un tiroteo en la calle y una bala perdida me puede desconectar el cerebro.  O porque un delincuente puede querer robarme mañana y, al ver mi teléfono viejo y mi cartera vacía, se va a enojar tanto que quizá me mande al otro mundo...

También me puedo morir de hambre, con tanta escasez es algo que no se puede descartar del horizonte. O en un motín de supermercado mientras trato de conseguir leche, harina y aceite. También se puede volver a descarrilar el metro (como pasó hace poco) o puede estallar mi celular por usarlo mientras lo estoy cargando.

Podría hacer una lista de 100 maneras de morir en Venezuela y me sobrarían maneras.  La peor de todas puede ser "sufrir una embolia cerebral  por escuchar la última barbaridad del presidente Maduro o de su Capitán Diosdado Cabello", el tipo que mejor la está pasando en este gobierno de corruptos.

No me pienso deprimir ni neurotizar más con esta realidad. Voy a tratar de llevar adelante mis proyectos... Ya bastante arduo es mi trabajo para cargarme con una depresión... ya pasé por eso y no es agradable.

Lo que me duele más es mi familia... le han robado el futuro a mis sobrinos... tantos años en la universidad y mis hermanos están viendo cómo el dinero no les alcanza para nada. Además uno de ellos está en el Táchira... atrapado entre guarimbas y guardias nacionales...

Ese sí es el punto de quiebre de mi equilibrio. El mañana que sí me importa es el de mis hermanos y sobrinos... mierda...

Si mañana se abre la tierra y se carga a todos los que están jodiendo este país, será porque Dios ha escuchado mis oraciones. Mientras tanto vivamos el día afán de cada día como si fuera el último...

No puedo calificar esta entrada de positiva u optimista, pero es lo que siento y lo que provoca ver un maratón del anime  Durara!
Hoy pasé por Altamira. Todo estaba sucio. Las vallas publicitarias destrozadas, las alcantarillas levantadas, restos de la quema de basura de las noches anteriores, mal olor.

Ya quemaron un módulo de información del metro, dicen que infiltrados. Yo tengo mis dudas; en los videos de esos muchachos que se atrincheraron en Altamira se ven pasándola  muy bien jugando a Rambo. Es fácil que alguno se exceda cuando la adrenalina corre, y si corre mezclada con alguna cosa más, peor.

Pobres vecinos de Altamira, se han tenido que aguantar las batallas entre la Guardia Nacional y un grupo de jóvenes, no sé si estudiantes, que creen que el país se construye con Guarimbas. En mi opinión, desvirtúan y desacreditan la verdadera protesta de los verdaderos  estudiantes.

Porque yo no apoyo las Guarimbas mi hermana me dirigió unas palabras desagradables por WatsApp... cada vez que se pone así de radical se parece a los chavistas... Y ni se da cuenta.

¿A dónde vamos a parar?

Y nuestro presidente sigue tomando decisiones viscerales como si gobernar fuera un juego. Somos un chiste malo de país, ahora nuestras  deudas con Panamá  han salido a relucir... ojalá China no nos venga a cobrar tan pronto el montón de dinero que nos prestó y que se robaron nuestros queridos políticos chavistas,  que de socialistas no tienen na!

Yo sigo pensando que el camino del cambio no viene acompañado de violencia. No me importa si me quedo sola pensando así.

Tags:

¿Qué Está Pasando En Venezuela

Hoy me hicieron está pregunta por G+ y decidí copiar mi respuesta en esta entrada:

Voy a dar mi punto de vista.

Tenemos un gobierno populista que no ha sabido mantener la economía a flote y ha dejado elevarse la inseguridad, la inflación y la escasez de alimentos a niveles que están llegando a ser intolerables.

Los estudiantes universitarios comenzaron una protesta contra la inseguridad y demás problemas sociales en Mérida y Táchira, dos estados del país, el gobierno los reprimió de manera brutal y comenzó una oleada de protestas de estudiantes de otros estados incluyendo la capital.

El Gobierno ha cometido la torpeza de disparar a matar contra los manifestantes y ya llevamos alrededor de cinco victimas y muchos heridos pero lo peor son los torturados, se han violado los derechos humanos de los estudiantes que han sido capturados. Incluso las fuerzas de seguridad piden rescate, extorsionan a los familiares para entregarlos.

Hay un sector de la oposición que desvió la intensión de las protestas hacia el pedir una renuncia del presidente y hacer guarimbas y barricadas en las calles lo cual esta produciendo mucho caos.

Mi familia vive en el Táchira y ese estado lo tienen ya como zona de guerra, hasta amenazan con quitarles el suministro de gasolina y hay rumores que también de alimentos.

En Caracas y otros estados las fuerzas de seguridad han llegado incluso a disparar contra los edificios donde vive la gente.
Hay otro sector de la oposición que cree que las barricadas o guarimbas le hacen un favor al gobierno porque le dan permiso para reprimir y suspendernos las garantías y que con esta crisis nos distrae de los problemas económicos. Por ejemplo, ayer hubo otra devaluación y casi no nos enteramos.

Este gobierno controla los medios de comunicación y ya ha sacado de las compañías de cable la señal de un canal colombiano que transmitió imágenes de la represiones, ahora quiere sacar CNN.

Cuando le de la gana nos quita el Internet, que es el único medio que tenemos de enterarnos de lo que pasa.

En fin... este gobierno es populista y fascista y la oposición está dividida en dos posturas, una muy extrema que pide la salida de Maduro por la fuerza y otra que llama a la protesta pacífica enfocada en los problemas sociales.

Yo apoyo la segunda postura... pero la rabia que tiene la gente es muy grande.

Por otro lado, la mayor parte del país está en los barrios populares y en estos son los chavistas los que tienen mayor penetración.

Como ha dicho una figura de la oposición, Enrique Capriles, hay que lograr el apoyo de estos sectores populares manteniendo la protesta pacífica y enfocada en reclamar por inseguridad, inflación y escasez.

Yo opino que hay que evitar exponerse a la represión, no hacer más guarimbas y sobre todo no hacerlas de noche porque a este gobierno le importa muy poco meterle una bala en la cabeza a cualquiera. No respeta los derechos humanos. Tiene una guerrilla urbana que llama colectivos a los que ha armado y manda a atacar a los que protestan...

Estamos en manos de una tiranía de brutos que necesitan crear caos porque tienen el país quebrado y requieren de una excusa para justificar la crisis económica.

Lo único que el chavismo tiene en su agenda es mantenerse en el poder. Incluso si eso significa gobernar un país en ruinas.

Oren por nosotros... para que la presión de la comunidad internacional obligue al chavismo a dejar de reprimir y se siente a dialogar, y para que los radicales de la oposición no sigan incitando a combatir la violencia del gobierno con más violencia, exponiendo a la gente a que sean víctimas de los grupos chavistas y las fuerzas de seguridad que se ríen mientras disparan.